Entre apuntes y subrayadores

jueves, 5 de junio de 2008


No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre, que cada cosa cruel sea tú que
vuelves.
¡No me dejes dormir, no me des paz!
Entonces ganaré mi reino, naceré lentamente.
No me pierdas como una música fácil, no seas caricia ni
guante;
tállame como un sílex, desespérame.
Guarda tu amor humano, tu sonrisa, tu pelo. Dálos.
Ven a mí con tu cólera seca de fósforos y escamas.
Grita. Vomítame arena en la boca, rómpeme las fauces.
No me importa ignorarte en pleno día,
saber que juegas cara al sol y al hombre.
Compártelo.

Yo te pido la cruel ceremonia del tajo,
lo que nadie te pide: las espinas
hasta el hueso. Arráncame esta cara infame,
oblígame a gritar al fin mi verdadero nom
bre.


Una nota en tonos amarillos y rotulador de trazos cálidos. Sin un autor que rubrique, porque no es necesario ni nombrarlo.
Puedo oler uno a uno los versos, sentir cada palabra, oír aquellas vocales, el apremio que empuja y desplaza cada coma, que arrastra las consonantes fricativas y revuelve cada (doble) significado dibujando sonrisas por doquier.
Definitivamente, fue una buena idea colar poemas entre los apuntes de opinión pública. Porque ahora, entre Tocqueville y Bentham, Cortázar.

Perfecto.



PD: Post relámpago, de momento no puedo permitirme mucho más. Besos para todos. 



2 comentarios:

Engels dijo...

a ver, a ver, explicame, tb cultivas la lírica provenzzana??
menuda caja de sorpresas!!!
estoy deseando que tengas exámenes para que vuelva a acosarte la inspiración. ánimo!!

Gabriel Bornes dijo...

Eso es algo que siempre he querido escuhar de los labios de alguién.

Porque eso fue lo que nunca hice; aunque quería hacerlo.

Te voy agregar a mis links.

Salúd.